Escribir la primera entrada para el blog en esta etapa de Punto de Cambio es, además de una alegría personal, una buena excusa para compartir el trabajo que venimos realizando desde su creación en abril del 2003 y, especialmente para informar que nos estamos renovando a través de la ampliación de nuestra oferta de Programas y Servicios y de una mayor cobertura geográfica que incluye, por ahora, Argentina, Chile y Uruguay.

Todo esto es posible gracias a un equipo de valiosos profesionales que decidieron aceptar la invitación de sumarse a Punto de Cambio partiendo de una propuesta de trabajo en red, de una visión compartida en cuanto a las complejidades que representan las transiciones en la vida laboral de las personas, de un conjunto de valores que guían nuestro quehacer profesional, y de un entusiasmo por afrontar nuevos desafíos en un campo de trabajo donde, sin duda, queda mucho por hacer.

La globalización, los avances tecnológicos y las nuevas formas de producción han venido a derrumbar diversos conceptos que se convirtieron en tópicos tradicionales al delinear la vida de las generaciones que nos anteceden. Uno de estos conceptos se refiere al trabajo, entendido “como eje de la integración social, sentido para la vida personal, espacio privilegiado de la participación ciudadana y motor del progreso material” (Martín Hopenhayn).

Estas transformaciones impactaron aceleradamente sobre el paradigma laboral vigente hasta ese momento para facilitar la irrupción de un nuevo paradigma. Este contiene, entre algunas de sus características principales, al cambio como una constante (en lugar de la estabilidad y seguridad laboral como valores centrales del anterior), y a la flexibilidad en muy variadas formas (horaria, de puesto, de tarea, de objetivos, de modalidad y lugar de trabajo, responsabilidades, remuneraciones, contractual).

Asistimos a un mundo que se vuelve cada día más competitivo, no solo entre empresas ubicadas en una misma ciudad sino entre países que ni siquiera son limítrofes, con crisis recurrentes y con ciclos económicos que generan cada vez más rápidamente la necesidad de adaptarse a los mismos, y con un mayor desempleo de amplios segmentos de la población económicamente activa a los cuales los sistemas de protección social no han podido dar respuestas adecuadas y permanentes, aún en los llamados países centrales.

De todos modos,“..alrededor del empleo sigue articulándose una parte esencial del destino social de la gran mayoría de la población… La movilidad generalizada impuesta a las situaciones laborales y las trayectorias profesionales sitúa a la incertidumbre el centro del porvenir en el mundo laboral” (Robert Castel).

Es en este complejo y desafiante escenario en el que venimos desarrollando nuestro quehacer profesional asistiendo, a través de diferentes Programas específicos, a cada persona que se enfrenta en algún momento de su vida a alguna transición, ya sea laboral o emprendedora, para que su pasaje por la misma resulte un proceso personal enriquecedor que permita ayudarle a encontrar renovados desafíos y a facilitarle la toma de las decisiones necesarias para alcanzar nuevas oportunidades laborales que le resulten satisfactorias.

Creemos y anhelamos que esta etapa de Punto de Cambio permita consolidar y profundizar el camino que venimos recorriendo para continuar asistiendo, en forma personalizada y cuidadosa, a cada una de las personas que integran Empresas y Organizaciones.

Alejandro Licht
Director General